Pie Diabético: Cuidados y Tratamiento

Como Controlar por Completo la Diabetes
En una artículo anterior vimos los que era una neuropatía diabética y sus opciones de tratamiento, en la cual una de las partes del cuerpo más afectadas son las extremidades inferiores, dando origen al también conocido como: Pie Diabético.

En este caso, el daño al sistema nervioso provoca una pérdida de sensibilidad en los pies, además de sudoración excesiva. Dando lugar a una presión anormal en los huesos, articulaciones y en la piel al caminar, lo que puede ocasionar que está última se rompa y se desarrollen llagas.

Esto puede llevar a contraer infecciones, las cuales corren el riesgo de convertirse en gangrena y la consiguiente pérdida del miembro si no son atendidas adecuadamente.

Por tanto tener un buen cuidado y tratamiento del pie diabético es fundamental para prevenir este tipo de situaciones, de lo que cual hablaremos más adelante en este artículo.

Pie diabético: Prevención y Tratamiento

Medidas de prevención para el pie diabético.




Como dicen por ahí: “más vale prevenir que lamentar”, lo que en el caso de los pacientes con diabetes debe ser algo que se practique todos los días, empezando por un buen control del nivel de glucosa en la sangre, con el fin de evitar complicaciones que pueden ser bastante severas. En lo referente a los pies, estás en las que debes poner atención desde ahora:

Examina diariamente tus pies. El auto examen y reconocimiento de cualquier anomalía en los pies es fundamental, por muy pequeña que esta parezca, ya que te dará tiempo para buscar una atención oportuna. Si notas enrojecimiento, traumatismos, descamaciones, grietas o cualquier otro tipo de daño en tu piel acude de inmediato con tu médico.

Mantén hidratados tus pies. Usa cremas hidratantes a base de agua a diario para prevenir la resequedad, pero no la utilices entre los dedos.

Usa calcetines de algodón o lana. Evita los calcetines o medias de materiales sintéticos como el nylon que no permitan una correcta transpiración.

Usa el calzado adecuado. Unos zapatos que te queden muy justos o grandes, puede ocasionar fricciones en la piel que pueden llegar a dañarla. De preferencia utiliza calzado robusto y cómodo, que proteja a tus pies de cualquier accidente y de ajuste adecuado. Acude con un ortopedista o podólogo que pueda ayudarte a encontrar los zapatos idóneos, en especial si padeces de alguna anomalía como pie plano o juanetes.

El corte de las uñas. Jamás utilices tijeras para cortar tus uñas y siempre un cortauñas de seguridad. Si tienes problemas con la visión o en las manos es preferible que una persona haga esta labor por ti, ya sea tu médico o alguna persona cercana.

Mantén tu piso recogido. Es importante mantener el piso de tu casa y los exteriores libres de obstáculos con los que puedas tropezarte y causar un traumatismo o lesión en los pies, así como una correcta iluminación que te ayude ver mejor por donde pisas.

Haz ejercicio. Si has seguido este blog en anteriores artículos hemos mencionado la importancia de realizar ejercicio, aunque sea de baja intensidad como caminar. Esto, además de ayudarte a controlar los niveles de glucosa, es muy útil para optimizar la circulación en las piernas.

Te puede interesar: ¿Cuál es la Mejor Medicina Natural para Vencer a la Diabetes?

Dejar de fumar. En contraparte, un hábito que resulta muy dañino para la circulación sanguínea es el consumo de tabaco. Así que dejarlo es quizá una de las mejores decisiones que puedes tomar además de prevenir los múltiples efectos nocivos a la salud asociados con su consumo.

Pie diabético: Prevención y Tratamiento

¿Cuándo es necesario un tratamiento para el pie diabético?

Como ya dijimos, realizar un autoexamen diario del estado de tus pies es la medida de prevención más importante para evitar problemas mayores. Por lo que, en caso de que notes algunos de los síntomas y signos que verás a continuación, acude con tu médico para realizar un tratamiento oportuno.

Cualquier traumatismo en las piernas o pies. Sin importar lo pequeño que parezca.

Enrojecimiento e inflamación. Pueden ser un signo de infección, mala circulación o calzado inadecuado, de cualquier forma debe buscarse la razón de esto y recibir el tratamiento adecuado.

Heridas. Ya sea por una uña encarnada, hongos, lesión, callosidades, etc. Cualquier grieta o anomalía en la piel debe ser tratada de forma inmediata.

Dificultad para caminar. Esto puede denotar un calzado inadecuado, padecimiento en las articulaciones (artritis), o lesiones que de seguir pueden propiciar caídas, traumatismos, o lesiones.

Dolor constante o entumecimiento. Puede ser focalizado en los pies, o empezar desde los glúteos y recorrer toda la pierna, de cualquier forma, si percibes estás molestias es una señal clara de que algo no anda bien, y es importante acudir con tu médico para corroborar las causas.

¿Qué tipos de tratamiento existen para los problemas con el pie diabético?

Por fortuna en nuestros tiempos gracias al avance de la tecnología y una mejor conciencia sobre la Diabetes, los casos de amputaciones o decesos debido a lesiones en el pie diabético han disminuido considerablemente al recibir el tratamiento oportuno.

En este caso el principal es el uso de antibióticos para prevenir o tratar una posible infección. Dependiendo del grado de lesión el tratamiento puedes ser oral o intravenoso, y lo mejor es que lo lleven a cabo médicos especialistas en el tratamiento de heridas en diabéticos, ya que sus cuidados deben ser mucho más rigurosos que en pacientes sin diabetes.

Cuando los problemas se relacionen con las articulaciones y los huesos, como pueden ser artritis, juanetes, pie plano, dedo de martillo, o no encuentras zapatos que te ajusten de forma adecuada, es importante acudir con un médico ortopedista, para que encuentre la forma de proporcionarte un calzado especial, plantillas o un tratamiento para corregir el problema.

Por último, recuerda que los pies es la base de tu cuerpo, te permiten movilizarte por todo lados, sin embargo, la diabetes puede ponerlos en grave peligro (y a tu vida también). Así que, si no lo haces, comienza a cuidarlos y consentirlos de mejor forma para evitar grandes problemas.

Comunidad Google+ Únete